Infección por el virus BK en los niños

El virus BK es una infección frecuente que puede causar una enfermedad respiratoria leve. También se la conoce como poliomavirus. La mayoría de los niños o adolescentes están expuestos a este virus durante la infancia. Después de la primera infección, el virus permanece en los riñones y en otras partes de las vías urinarias, pero está inactivo (latente). El virus BK muy rara vez causa problemas en niños sanos. Una vez que el virus pasa a ser inactivo, es posible que la persona nunca más vuelva a tener síntomas.

Si el sistema de defensa del organismo del niño (sistema inmunitario) está debilitado, el virus BK puede activarse nuevamente. Si esto ocurre, el virus puede causar inflamación en las vías urinarias y dañar los riñones.

¿Cuáles son las causas?

El virus BK inicial es una infección frecuente causada por el virus. Un sistema inmunitario debilitado puede reactivar el virus BK y provocar una infección. El sistema inmunitario se puede debilitar por muchas razones, entre las que se incluyen:

•    Enfermedades o afecciones, como el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) y la diabetes.

•    Quimioterapia y otros medicamentos que anulan o debilitan el sistema inmunitario.

•    Trasplantes de órganos sólidos, especialmente trasplantes de riñones.

•    Trasplantes de médula ósea.

•    Trasplantes de células madre.

¿Cuáles son los signos o los síntomas?

Entre los síntomas del virus BK se incluyen los siguientes:

•    Visión borrosa.

•    Orina marrón o roja.

•    Dificultad o dolor al orinar.

•    Orinar más de lo habitual.

•    Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, fatiga, dolores musculares y debilidad.

•    Dificultad para respirar o tos.

•    Convulsiones.

A veces, es posible que la infección por el virus BK no cause ningún síntoma.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se diagnostica en función de los síntomas del niño, sus antecedentes médicos y un examen físico. El examen puede incluir análisis de sangre y de orina para confirmar el diagnóstico y para evaluar cómo funcionan los riñones del niño. Para confirmar el diagnóstico, es posible que el pediatra deba extraer una pequeña muestra de riñón del niño para examinarla (biopsia).

¿Cómo se trata?

Si el niño tiene síntomas leves del virus BK, es posible que no sea necesario realizar un tratamiento. El tratamiento para una infección por virus BK más grave puede incluir lo siguiente:

•    Medicamentos para el dolor o las molestias.

•    Medicamentos antivirales para disminuir la cantidad de virus BK en el organismo.

•    Líquidos intravenosos (i.v.) para ayudar a quitar (eliminar) el virus de la vejiga.

Si el niño toma un medicamento que inhibe el sistema inmunitario (inmunodepresor) o evita que el organismo rechace el órgano trasplantado (medicamento contra el rechazo), es posible que la dosis deba ajustarse o reducirse.

Siga estas instrucciones en su casa:

 

•    Adminístrele al niño los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el pediatra.

•    Haga que el niño beba la suficiente cantidad de líquido como para mantener la orina de

color amarillo pálido.

•    Haga que el niño reanude sus actividades normales como se lo haya indicado el pediatra. Consulte al pediatra qué actividades son seguras para él.

•    Cumpla con todas las visitas de seguimiento. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

•    El niño tiene nuevos síntomas o si los síntomas empeoran.

•    El niño siente dolor o molestia al orinar.

•    La orina del niño es de color marrón o tiene sangre.

•    El niño siente dolor o calambres en el abdomen.

•    El niño tiene cambios en la visión.

•    Al niño se le hinchan los pies o la parte inferior de las piernas.

Solicite ayuda de inmediato si:

•    El niño tiene un dolor intenso o calambres en la espalda o el abdomen.

•    El niño tiene problemas para respirar.

Estos síntomas pueden representar un problema grave que constituye una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos).

Resumen

•    El virus BK es una infección frecuente que puede causar una enfermedad respiratoria leve. Después de la primera infección, el virus permanece inactivo en el sistema urinario del niño. Puede activarse nuevamente si el sistema inmunitario del niño está debilitado.

•    Para confirmar el diagnóstico, es posible que el pediatra deba hacer análisis de sangre y de orina, y extraer una pequeña muestra de riñón del niño para examinarla (biopsia).

•    El tratamiento para una infección por el virus BK más grave puede incluir medicamentos y líquidos intravenosos (i.v.).

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.