Bacteriuria asintomática

La bacteriuria asintomática es la presencia de un gran número de bacterias en la orina, sin los síntomas habituales de ardor o deseos frecuentes de orinar. Por lo general, no es perjudicial, y es posible que no sea necesario realizar un tratamiento. Una persona con esta afección no tendrá más probabilidades de tener una infección en el futuro.

¿Cuáles son las causas?

 

La causa de esta afección es el aumento de las bacterias en la orina. Este incremento puede estar originado por algunas de las siguientes causas:

•    El ingreso de una bacteria en las vías urinarias, por ejemplo durante las relaciones sexuales.

•    Una obstrucción en las vías urinarias, debido a cálculos renales o un tumor.

•    Problemas en la vejiga que impiden su vaciamiento.

¿Qué incrementa el riesgo?

Es más probable que sufra esta afección si:

•    Tiene diabetes.

•    Es un adulto mayor. Esto afecta especialmente a los adultos mayores en centros de atención prolongada.

•    Está embarazada y está en el primer trimestre.

•    Tiene cálculos renales.

•    Es mujer.

•    Ha tenido un trasplante de riñón.

•    Tiene una falla valvular renal que produce una filtración (reflujo).

•    Tuvo un catéter urinario durante mucho tiempo. Esto es un tubo largo y delgado que recoge la orina.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Esta afección no presenta síntomas.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se diagnostica con un análisis de orina. Debido a que esta afección no manifiesta síntomas, normalmente se diagnostica cuando se toma una muestra de orina para tratar o diagnosticar otro cuadro clínico, como un embarazo o problemas renales. A la mayoría de las embarazadas se les hace la prueba de detección de la bacteriuria asintomática durante el primer trimestre.

¿Cómo se trata?

Generalmente, no se requiere un tratamiento para esta afección. El tratamiento de esta afección puede ocasionar otros problemas, tales como una infección por hongos o el desarrollo de bacterias que no responden al tratamiento (bacterias resistentes a los antibióticos).

Algunas personas necesitan tratamiento con antibióticos para evitar una infección renal, conocida como pielonefritis. Se requiere tratamiento en los siguientes casos:

•    Está embarazada. En las mujeres embarazadas, una infección renal puede causar lo siguiente:

0 Parto anticipado (partoprematuro).

    Muy bajo peso del bebé al nacer (restricción del desarrollo fetal).

    Muerte del recién nacido.

•    Le están realizando un procedimiento que afecta las vías urinarias.

•    Ha tenido un trasplante de riñón.

Si le diagnostican esta afección, hable con el médico acerca de cualquier inquietud que tenga.

Siga estas instrucciones en su casa:

Medicamentos

•    Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.

•    Si le recetaron un antibiótico, tómelo como se lo haya indicado el médico. No deje de usar el antibiótico aunque comience a sentirse mejor.

Instrucciones generales

•    Controle su afección para ver si hay cambios.

•    Beber suficiente líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido.

•    Orine con más frecuencia para mantener la vejiga vacía.

•    Si es mujer, mantenga limpia la zona que rodea la vagina y el recto. Después de orinar o defecar, higienícese de adelante hacia atrás. Use cada trozo de papel higiénico una sola vez.

•    Cumpla con todas las visitas de seguimiento. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

•    Tiene síntomas de una infección urinaria, por ejemplo, los siguientes:

◦    Sensación de ardor o dolor al orinar.

◦    Necesidad imperiosa de orinar, u orinar con más frecuencia.

◦    Orina que cambia de color o se pone turbia.

◦    Presenta sangre en la orina.

◦    Orina con mal olor.

Solicite ayuda de inmediato si:

•    Tiene signos de infección renal, por ejemplo, los siguientes:

◦    Dolor pélvico o de espalda.

◦    Fiebre o escalofríos.

◦    Náuseas o vómitos.

◦    Dolor intenso que no puede controlar con los medicamentos.

Resumen

•    La bacteriuria asintomática es la presencia de un gran número de bacterias en la orina, sin los síntomas habituales de ardor o deseos frecuentes de orinar.

•    Generalmente, no se requiere un tratamiento para esta afección. El tratamiento de esta afección puede ocasionar otros problemas, tales como una infección por hongos o la proliferación de bacterias que no responden al tratamiento.

•    Algunas personas necesitan tratamiento. Es necesario realizar tratamiento si está embarazada, si se va a someter a un procedimiento que afecta las vías urinarias o si ha tenido un trasplante de riñón.

•    Si le recetaron un antibiótico, tómelo como se lo haya indicado el médico. No deje de usar el antibiótico aunque comience a sentirse mejor.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.